jueves, 27 de diciembre de 2018

CROSS NUDISTA, UN ACTO DE LIBERTAD FRENTE A LAS BURLAS Y PREJUICIOS (ARGENTINA)


17.12.18. Juan Martínez. “¡Qué horror!”, “Yo corro con tres patas y les gano”, “Pelotudos”, “Una estupidez total”, “Tendría que llevar una carretilla adelante mío”, “Manga de gays”, “¿Por qué correr desnudo? ¿Cuál es el objetivo?”, “En algunos se ve una incipiente celulitis, jaja”, “Estos cordobeses están relocos”, “Qué payasos”, “No encuentro el sentido”, “Ridículo”, “¿Y el dorsal?”, “Qué falta de respeto al deporte, después hablan de violencia de género”, “Cada día la propia gente convierte todo en una mierda”, “Me ofrezco de voluntaria para el repelente”, “Le veo poco beneficio, la verdad”, “Sólo veo gente con ganas de ponerse en bolas, no corredores”, “Por suerte los africanos siempre van primeros”.

Todos estos son solamente una muestra de los cientos de mensajes que hubo en las redes de Atletas.info cuando compartimos una nota sobre el Cross nudista que se corre todos los años en Tanti, provincia de Córdoba.

Correr desnudo: cuando se pierde el respeto
Entre ironías, indignaciones y búsqueda de complicidad con amigos o familiares fueron casi todos los comentarios recibidos. Muchos de ellos, incluso, fueron realizados sin siquiera leer la nota e interiorizarse sobre la práctica.

El rechazo a lo desconocido sin darle la más mínima oportunidad, sin informarse al respecto, fue el protagonista de las reacciones.

Por eso decidimos ahondar en el tema junto a una participante del Cross, para derrumbar (o, al menos, intentarlo) algunos prejuicios.


Más respeto en el nudismo que fuera de él

Yalile Cossio, cordobesa de Río Primero, hoy residente en la capital de su provincia, comenzó a correr en 2015. Una publicidad televisiva la atrajo: se sintió desafiada y respondió al llamado.

Ávida de experiencias, corrió en sus primeros dos años en este deporte todas las carreras que pudo, en calle, montaña o pista. Un amigo le comentó sobre el Cross nudista y ella ni lo dudó: aceptó de entrada ser parte.

– El día de la carrera salieron todos mis prejuicios. Me dio miedo, vergüenza, ansiedad. No creía tener esos prejuicios, pero me dio vergüenza de mi cuerpo, a pesar de recibir generalmente halagos. Me sentí expuesta.

Quería quedarme en la camioneta en la que fuimos a la reserva (Yatan Rumi, reserva naturista donde se desarrolla la competencia), pero no está permitido quedarse con ropa.

Al entrar al lugar se aceptan las normas, y hay que estar desnudo como los demás. Finalmente me animé y me saqué la ropa para ir a hacer el calentamiento previo, y de a poco me fui sintiendo mejor.

Miguel, el organizador, te da mucha tranquilidad, y también sumó ver que los demás estaban igual de vulnerables. Ahí vi que tienen otro tipo de miradas, con más respeto.

Es un ámbito con un clima muy tranquilo, las personas que me hablan me miran más a los ojos que en otros lugares donde no estoy desnuda.

– Muchos de los participantes prefieren no contar que corrieron esta carrera por temor a las repercusiones, ¿qué comentarios recibiste vos?

– La primera vez que fui, porque corrí dos veces la carrera, a la tarde corrí una carrera en Alta Gracia, junto al compañero con el que hice el Cross nudista. Los chicos de nuestro grupo conocían el cross y nos felicitaron, pero las chicas me trataron muy mal: recibí muchos insultos, la pasé muy mal. Me trataron de exhibicionista y de muchas otras cosas.

– ¿Por qué creés que la gente reacciona de esa forma?

– Imagino que es algo que arrastran de otras generaciones… Muchos somos cerrados de cabeza, y me incluyo. Piensan que esto es exhibicionismo, o que el cuerpo se debe guardar para la intimidad.

Pero los nudistas están solamente en lugares apropiados, con gente que está de acuerdo con eso. Salen fotos o videos de la carrera, otros lo ven, y gente que está muy cerrada a otras prácticas comienza a insultar. Deben tener ciertas cargas emocionales que no les permiten aceptar a los demás.

Si tienen prejuicios acerca del otro, generalmente es porque también los tienen respecto a sí mismos. Hay un concepto equivocado, creen que estar desnudos es algo sexual, no comprenden bien lo que es ser nudista.

Veo que muchos se hacen la burla cuando sale algo de la carrera y me da entre rabia y pena, por eso siempre trato de hablar con la gente para explicar de qué se trata esto, para que, si no lo comprenden, que al menos lo respeten.

– ¿Te sentiste más respetada corriendo vestida una carrera común, o en el Cross nudista?

– En el Cross nudista, sin ninguna duda. Ese mismo respeto no existe en general. Hay más contacto físico en las carreras habituales, cuando llegás y te felicitan, que en el Cross nudista, donde todos se cuidan más. Los hombres son muy respetuosos.

Cuando entreno o corro una carrera convencional, lo hago siempre en top y un shortcito, y siempre me gritan cosas, los hombres y las mujeres. Algunas veces son piropos, otras veces son cosas con enojo.

Por fuera del nudismo también siento mucho más la mirada de los otros, en cambio en el nudismo, a pesar de que otros no lo entiendan, no se fijan en el cuerpo, ese no es un tema. Ahí me sentí muy cómoda. En cambio, muchas veces en la calle o en carreras habituales, me hicieron sentir incómoda.

– ¿Qué hacés cuando te sentís incómoda con los comentarios?

– Yo aconsejo ponerles el pecho a estas situaciones. Siempre va a haber alguien que no piense como vos, y hay que hablar y enfrentar eso. Siempre intento explicarles a los demás.

Con la práctica del yoga y habiéndome informado más sobre el nudismo, pude despojarme de muchos prejuicios e inseguridades.

Hace un par de años, quizá hubiera preferido ocultar esto, pero ahora me siento segura. Ya no tengo vergüenza de mi cuerpo, y mi autoestima es mayor.

Yalile corrió el Cross en 2015 y 2016. El año pasado y este quiso participar, pero inconvenientes de último momento se lo impidieron.

En ambas oportunidades iba a ser acompañada por su novio, el maratonista Pedro Luis Gómez, el mejor atleta argentino en la maratón de Buenos Aires en 2017, ganador ese año de las maratones de las Islas Malvinas y Córdoba: “Él quiere venir conmigo a correr el Cross, aunque siente vergüenza por sus amigos, que se burlan mucho del cuerpo de los demás, critican demasiado. La gran mayoría ve esto como una práctica mala, no la acepta, aunque en realidad no la entienden. Pedro quería cuidarse de todo esto, pero a mí me gustaría que ellos puedan leer esta nota, informarse más y aceptar”.

https://www.atletas.info/running/correr-desnudo-burlas-y-prejuicios/

1 comentario:

  1. Bien por estos valientes, el cuerpo no tiene sexo, la vestimenta si que tiene sexo.

    ResponderEliminar